EL MAR EN SUS MANOS

MES A MES
Encuentros en la Biblioteca del IES Mediterráneo
Noviembre 2015

A SOLAS EN EL ATLÁNTICO

Ése es el título del libro en el que Esperanza Pérez Pérez-Crespo ha recogido todo lo acontecido en la singladura que la llevó a ser la primera española en cruzar el Atlántico en solitario y sin escalas. Una gesta al alcance de muy pocas personas y que fue el eje central de la charla que compartió con nosotros el pasado día 11 de Noviembre, justo antes de regalar un ejemplar del libro para nuestra Biblioteca.

Los alumnos de 4º de ESO y los de 1º de TAFAD pudieron disfrutar de las confesiones de una mujer llena de inquietudes, que un día cambió su vida de manera radical, dejando su trabajo en grandes multinacionales como Repsol o General Electric, para cumplir un sueño, el de navegar por el Atlántico y llegar a América en solitario. Durante su intervención nos habló de las dificultades que tuvo que superar sólo para iniciar el proyecto, que contó con muy pocas ayudas, tal y como suele ocurrir con deportes minoritarios como la vela, y más si quien practica esos deportes es una mujer. Pero Esperanza es una mujer que no conoce el significado del verbo rendirse, y no paró hasta que pudo cumplir ese sueño.
 
Tres años de preparación física y psicológica, trabajos de acondicionamiento de un barco que estaba casi inservible, búsqueda de patrocinios y apoyos y un tesón fuera de lo común hicieron posible esta aventura. Un viaje desde Cartagena hasta el pequeño país caribeño de Santa Lucía, un reto de soledad absoluta, sin más comunicación que una radio, unos días en los que el más pequeño problema en el barco se convertía en algo enorme y que amenazaba con terminar con la singladura y con la propia vida de Esperanza.

Confesó que nunca tuvo miedo, que aceptaba las cosas tal y como iban llegando porque estaba convencida de que iba a lograr cumplir su objetivo, y que nada se lo podría impedir, nos habló de cómo convivir con la soledad, pero también de cómo se puede disfrutar en mitad del océano, con los amaneceres y los ocasos, y hasta de la fascinación que supuso para ella poder contemplar un arco iris negro, algo nada habitual.

La esencia final que dejó entre nuestros alumnos fue de gran importancia, porque les demostró que si alguien se empeña en llevar algo a cabo, no hay obstáculo que pueda impedirlo, y que la más potente de las fuerzas que nos impulsa a seguir viviendo radica en la posibilidad de cumplir nuestros sueños, tal y como ella hizo.
  

Antonio Parra Sanz



 

CONOCER NUESTRA CIUDAD

HISTORIAS DE CARTAGENA

          El investigador histórico Juan Ignacio Ferrández visitó recientemente nuestro centro para narrarnos leyendas, anécdotas y la vida de algunos de los  personajes más ilustres de la historia de nuestra ciudad.

          Decía Ortega y Gasset que” un historiador es un profeta al revés”. Ciertamente nuestro invitado pasa sus días buceando en el Archivo Municipal, investigando el pasado de esta ciudad milenaria, la ciudad de sus amores y en la que nació, vive y por la que pasea observando detenidamente cada uno de sus edificios y detalles arquitectónicos. Sin embargo, Juan Ignacio no vive únicamente en el pasado, puesto que considera que los jóvenes son la esperanza del mañana y que serán los guardianes de nuestra historia para las generaciones venideras.

          Ferrández nos habló de la intrahistoria de Cartagena, la vida de aquellos cartageneros que con su labor diaria hicieron de nuestra ciudad lo que hoy conocemos. Para ello, nos dio a conocer detalles de la vida del torero Machaquito, del niño Serafinito o de los orígenes de la Casa Pedreño. Además, al mismo tiempo que relataba cada una las historias, nos mostraba imágenes antiguas, fotografías interesantes que gracias a personas como él salen a la luz, para que todos podamos disfrutarlas.

          La charla fue muy amena y los alumnos disfrutaron muchísimo de la sesión. Al final de la misma, hicieron preguntas interesantes, algunas de ellas relacionadas con su entorno más próximo.

          Juan Ignacio Ferrández es un apasionado de su ciudad y hace alarde del sentimiento que se ha dado en llamar “cartagenerismo”, la necesidad y el deber de amar cada uno de los rincones de esta ciudad, desde las ánforas y vestigios romanos hasta los edificios modernistas de Víctor Beltrí.

          Nosotros queremos agradecerle su visita a nuestro centro, su interés por divulgar todo aquello que concierne a nuestra ciudad y su entusiasmo para llevar a cabo dicha empresa. En breve podremos volver a disfrutar de su presencia, esta vez para hablarnos de Víctor Beltrí, cuya comisión preside el propio Juan Ignacio.


Leticia Jiménez Ayala