VIII SEMANA LITERARIA - PAZ CASTELLÓ


PAZ CASTELLÓ
MI NOMBRE ESCRITO EN LA PUERTA DE UN VÁTER

“La esencia de la literatura es esa magia que se produce cuando se logra contactar con el lector”

 
   Y no se puede negar que Paz Castelló logró llegar doblemente a los lectores, primero encandilándolos con las tramas presentes en su novela Mi nombre escrito en la puerta de un váter, y después con su palabra en la distancia corta, en la conversación que mantuvo con ellos y en la que demostró que es una auténtica experta en artes comunicativas. Esta clausura de la Semana Literaria contó con la participación de David Martínez Noguera, Concejal de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Cartagena, que una vez más acudió al centro a compartir con nosotros una de sus pasiones, la literatura, y nos habló de su maestra, argumentando también la necesidad de que la mujer aumente su presencia y reconocimiento en el mundo literario.

 
    Tanto él como Josefa García, nuestra directora, además de Paz y de la profesora Eugenia Pérez, confesaron cuáles fueron las obras literarias que les marcaron de jóvenes, al hilo de la primera pregunta que brotó del auditorio formado por los alumnos de 2º de Bachillerato. Paz Castelló, por ejemplo, citó a Gloria Fuertes y a Pearl S. Buck como primeras influencias, y mencionó también a una de sus maestras de Literatura, que aún se acuerda de ella y se ha convertido en su lectora.

Aquella maestra fue muy estricta con sus creaciones literarias inciales, por las que nunca recibió premio alguno a pesar de presentarse a diversos concursos escolares, pero de alguna forma le impulsó a seguir trabajando, y sobre todo a seguir leyendo, de ahí que defienda que la literatura ahora es su hábitat natural, bien como lectora o bien como escritora. Es una mujer que siempre está leyendo y eso se nota en sus obras, no en vano leyendo y escribiendo es como intenta explicarse el mundo en el que vive.

Poco a poco nos desveló también la voluntad de ejercer la crítica social en sus novelas, en las que ha tratado temas como la corrupción, el abuso de poder y la manipulación televisiva, la prostitución o los malos tratos. De hecho, la novela leída por los alumnos de Bachillerato nació como una manera de conjurar una importante crisis literaria, para poder liberarse de numerosos rechazos de editoriales que le reconocían talento pero lamentaban que su nombre no fuera muy conocido. En breve más de uno tendrá que arrepentirse de comentarios y decisiones de ese tipo.
 
Sobre los tres personajes protagonistas de la novela versaron las preguntas que continuaron fluyendo, así como sobre la visión que tiene la autora de la realidad, sus publicaciones anteriores o las razones que le llevaron a elegir un título tan original. La actualidad no pasó desapercibida, y los alumnos quisieron saber qué opinión le merecían a Paz situaciones como el secuestro de una obra literaria, o el hecho de que actualmente parezca que se ejerce cierta censura con aquellos temas que resultan incómodos de cara a la “corrección política”. Ningún tema esquivó la autora alicantina, quien además les confesó algunas situaciones laborales que ha vivido y que le han permitido conocer la corrupción quizá mucho más de cerca de lo que ella hubiera deseado.

Al final, las curiosidades acerca de la novela cerraron el acto, y ella no dejó de resaltar la importancia de lo que debe lograr un buen libro: abrirle al lector la puerta a otros libros, una idea que ya se había mencionado durante la semana. Lanzó al auditorio varios mensajes de satisfacción, como la que le produce conseguir que el lector se implique en la trama e incluso en su resolución. De hecho, resaltó que para ella la magia de la literatura radica precisamente en alcanzar ese contacto con el lector.

Para nosotros, la verdadera magia estuvo en poder escuchar a una autora que va creciendo con cada novela publicada, tal y como ha demostrado la acogida que está recibiendo Dieciocho meses y un día, su nueva obra, que ha sido galardonada en Castellón con el premio Letras del Mediterráneo, y es que parece que nada ocurre por casualidad, porque dicho premio le fue concedido poco después de haber aceptado nuestra invitación. Una manera magnífica de clausurar esta octava edición.

VIII SEMANA LITERARIA - PEDRO BROTINI



PEDRO BROTINI
LA ESTANCIA

“El azar marca nuestra forma de caminar por la vida”

   En efecto, el azar fue el que llevó a Pedro Brotini a ganar, con su novela El tiempo de las palabras azules, el premio literario Wolkswagen Qué Leer, un premio que le abrió el camino de la escritura, él confiesa que de forma algo tardía, aunque leyendo sus textos podríamos aplicar aquella máxima de que si la dicha es buena no importa que llegue algo tarde. Así comenzó a confesar sus secretos literarios ante la profesora Eugenia Pérez, quien realizó una entrañable presentación cuyo prólogo fue nada menos que un detallado repaso de las siete ediciones anteriores de esta semana literaria, invitando a los presentes a recordar el camino que nos ha traído hasta aquí.

    Y entre esos presentes contamos en esta jornada con la asistencia de la Consejera de Educación, Juventud y Deportes de la Región de Murcia, Adela Martínez-Cachá, que visitó nuestro centro para conocer de primera mano la semana literaria y se felicitó tanto por la calidad de las intervenciones de los alumnos de 1º de Bachillerato como por la labor de fomento y difusión de la lectura que se realiza en el instituto. Ella se reconoció como una gran lectora que trata de inculcar en sus hijos esa misma pasión, y no pudo sustraerse a la tentación de hacerle algunas preguntas a Pedro Brotini, de cuya novela se llevó un ejemplar dedicado.


   Previamente, también nuestra directora, Josefa García, habló a los asistentes de la importancia de la literatura, agradeciendo a los alumnos el hecho de interesarse por ella, ya que de esta forma inauguraban un camino que jamás abandonarán a lo largo de sus vidas. El mismo camino que, como lector, ha recorrido este autor, y que le ha permitido convertirse en escritor sin abandonar su faceta de crítico literario, actividad que le llevó a crear un blog que ahora sigue difundiendo a través de la revista Hola (http://blog.hola.com/elprimermarcapaginas)


  Metidos ya en la conversación puramente literaria, presentadora y autor charlaron acerca de los temas presentes en La estancia, que son ni más ni menos que los grandes temas que afectan al ser humano, puesto que son atemporarles. Pedro Brotini reconoció que la psicología, su faceta profesional, le ayuda siempre a la hora de crear a sus personajes, incluso también a la hora de matarlos, si llega el caso. El autor nos habló de sus técnicas de escritura, pero sobre todo de la necesidad de no perder nunca la capacidad de sorprendernos, el cual sería seguramente el principal mensaje que se puede deducir de sus obras, porque el día que dejemos de sorprendernos empezaremos a morir un poco y la literatura perderá la magia que tiene.

 Pedro confesó aficiones, gustos literarios y cinematográficos, técnicas de supervivencia a la hora de escribir, su debilidad por el cuento, y rápidamente comenzó a responder preguntas acerca de esa trama que tiene como punto de partida la mítica reunión que se celebró en Villa Diodati en 1816, y en la que Mary Shelley y John Polidori alumbrarían dos obras míticas no sólo para el género de terror sino para la literatura en general, Frankenstein y El vampiro.


     La conversación continuó por unos cauces distendidos y relajados y Pedro regaló algún consejo que otro a un par de alumnas que mostraron ya inquietudes literarias creativas, eso sí, sin dejar de poner en primer lugar la lectura como mejor técnica para después escribir, una lectura que él no deja de practicar un solo día, robándole al sueño tantas horas como le es posible.

VIII SEMANA LITERARIA - RUBÉN CASTILLO



RUBÉN CASTILLO GALLEGO
LA CUEVA DE LAS PROFECÍAS

“Yo sobre todo soy un lector que de vez en cuando escribe un libro”

    Así respondió Rubén Castillo a alguna de las preguntas de los alumnos de 1º de ESO cuando empezaron a interrogarle acerca de la creación de La cueva de las profecías, una novela que les ha impresionado y que el autor murciano confesó haber escrito a requerimiento de sus propios hijos, que le pedían historias cercanas a ellos, que pudieran conectar con sus intereses y los de otros jóvenes de su edad,

    La profesora Inmaculada Sánchez fue la encargada de hacer la presentación del autor, ayudada por Eugenia Pérez, que veía satisfecha cómo la semana llegaba a su ecuador. El cariño que se le tiene a Rubén Castillo en el centro es muy grande, no en vano estuvo ejerciendo como profesor de Lengua y Literatura durante diez años, por eso no fue de extrañar que numerosos compañeros se acercaran a escuchar a un hombre del que siempre se aprende algo, ya sea en una conferencia o una simple conversación ante una taza de café.

    Confesó Rubén que para cumplir la promesa que les había hecho a sus hijos María y Rubén tuvo que tirar del imaginario de su infancia en la localidad de Blanca, y de cierta cueva en la que de vez en cuando se refugiaba, linterna en ristre, como un pequeño aventurero. En aquellas cuevas el escritor buscaba mundos alternativos, y así nació el germen de esta novela, en la que el joven Joaquín reprodujo los pasos que en su momento diera su creador.

       Aquella historia ya iba tomando forma, y poco a poco iba satisfaciendo la curiosidad de los pequeños de la casa, hasta que se terminó y la aceptaron con entusiasmo, lo cual sirvió para probar que las vivencias de Joaquín sí iban a interesar al público, tal y como quedó demostrado cuando empezaron a llegar las primeras preguntas, que curiosamente versaron sobre el final de la trama. Un final con el que el autor, lejos de querer cerrarlo, lo que pretendía es que sus lectores encontraran flecos de los que tirar, ventanas por las que adentrarse en busca de otra historia, bien como lectores o bien como autores principiantes.

     Las sesiones finalizaron con otros muchos interrogantes acerca de la elección del personaje, las relaciones de éste con su tía, el poder de las premoniciones, el paisaje en el que transcurre la obra, o la posibilidad, siempre presente y siempre inquieta para lectores de esta edad, de que las andanzas del joven Joaquín tuvieran una segunda parte. Lo que sí logramos arrancarle a Rubén, entre todos, fue la promesa de volver a su casa cuando tenga una nueva novela en el mercado.

VIII SEMANA LITERARIA - ALFREDO GÓMEZ CERDÁ


ALFREDO GÓMEZ CERDÁ
LOS FANTASMAS DEL PARAÍSO

“Lo más importante en nuestra vida debería ser el amor por los libros”

            Y profesoras que aman los libros tenemos unas cuantas en el centro, como Leticia Jiménez y Eugenia Pérez, que fueron las encargadas de presentar al segundo autor, el madrileño Alfredo Gómez Cerdá, quien demostró una vez más el cariño que le tiene al IES Mediterráneo, incluso deseando que ambas profesoras pudieran dejar sus puestos para acompañarle en sus giras por España como presentadoras.

Leticia se encargó de desgranar la biografía de Alfredo mientras que Eugenia se centró en las líneas principales de la novela que habían leído los alumnos de 3º de ESO, Los fantasmas del paraíso, pero rápidamente el autor comenzó a desgranar cuál es su concepción sobre la literatura, y el hecho de que él contemple los libros como un puente entre dos corazones (el del lector y el del autor), y al mismo tiempo como una puerta que abre la lectura de otros libros.

No tardó mucho en lanzarle al auditorio el guante de las preguntas, con el deseo de que el encuentro se convirtiera en una conversación con los lectores, a los que les explicó que el misterio de la escritura y la inspiración radica en la existencia de dos miradas en el autor, por un lado la mirada interior y personal del mismo, y por otro la mirada exterior y universal. Así, él reconoce que en todas sus obras mantiene un diálogo permanente con la vida, la sociedad y todo lo que nos rodea, por lo que a la hora de escribir no podemos sustraernos de la realidad.

A partir de ahí fueron los alumnos quienes tomaron mayoritariamente la palabra, lanzando afiladas preguntas sobre el tema central de la novela, la incógnita del parecido de protagonista con el monstruo de Frankenstein, porque ambos se van creando de nuevo al hilo de los hechos que afectan a la familia de Pablo. Hubo también tiempo para el amor entre Pablo y Bettina, así como para hablar de otros personajes de la novela.

El encuentro finalizó con el mejor consejo que el autor pudo regalar a los futuros escritores, nada menos que los cuatro puntos cardinales por los que debe transitar cualquiera que quiera enfrentarse a la creación literaria: espacio, tiempo personajes y acción. Con esos mimbres y el magisterio de Alfredo Gómez Cerdá, a buen seguro irán surgiendo creadores entre las filas de los alumnos de tercero.



VIII SEMANA LITERARIA - PACO LÓPEZ MENGUAL

PACO LÓPEZ MENGUAL
EL GRAFITI DEL CID

“Las historias se escriben combinando la imaginación y los recuerdos”

Con esta frase, tomada del escritor Roberto Bolaño, uno de sus autores admirados, podría resumirse el encuentro que Paco López Mengual ha mantenido con los alumnos de 2º de ESO que leyeron El grafiti del Cid, en el marco inaugural de la Semana Literaria, que alcanza ya su octava edición.

Una edición que fue abierta por las palabras de Ascensión Martínez, Jefa del Departamento de Lengua y Literatura, que agradeció el esfuerzo de todos sus miembros para llevar a cabo un evento como éste, y que fue seguida por la intervención de la responsable del mismo, la profesora Eugenia Pérez, que pasó revista a las siete ediciones anteriores.

Después, Paco López Mengual, que fue presentado por las profesoras Claudia Sánchez e Isabel Conesa, se felicitó por regresar a un centro al que dijo guardar mucho cariño, no sólo por haberle permitido hablar de sus libros, sino porque también llegó a ser padrino de una de sus promociones de Bachillerato.

En ese ambiente distendido, el autor molinense desgranó las razones de su escritura, aferrándose al fenómeno del meteorito que cayó en Molina hace ya más de ciento cincuenta años y que, en palabras de la escritora Marta Zafrilla, provocó con el tiempo una eclosión de escritores en el municipio gracias a la “radioescribidad” emanada por el asteroide.

Este escritor, mercero de profesión, confesó que la historia de esta novela nace precisamente de la mezcla de la imaginación y los recuerdos, y que la arrastraba en su cabeza ya desde los ocho años, cuando experimentó un gran asombro al saber que El Cid había pasado por su pueblo. Ahí nació el primer germen de esta aventura que mezcla dos planos temporales y que oculta el secreto de un tesoro escondido. Además, señaló que fue su hija Elena quien le dio el  nombre de la protagonista, y ella misma quien le iba evaluando cada noche un nuevo capítulo, haciendo que la narración avanzase o tuviera que cambiar según sus preferencias de lectora.

Lo que vino después fue una avalancha de preguntas que los alumnos de 2º de ESO le dedicaron al autor, acerca de la trama, sus personajes, la combinación de sus dos profesiones, la idoneidad del lugar donde se escondía el tesoro, las curiosidades sobre sus otras obras o sobre el propio proceso creativo. Dos horas en las que el tiempo pareció detenerse hasta que el autor molinense no terminara de estampar hasta la última de las firmas solicitadas.