jueves, 12 de marzo de 2015

5ª Semana Literaria - Pedro Ruiz











“Un libro no tiene ninguna frase elegida al azar”

Bien demostrado nos ha quedado en la cuarta jornada de la 5ª Semana Literaria en los encuentros que Pedro Ruiz, este maestro de Educación Física manchego, ha tenido con los alumnos de 3º de ESO.

  “Las grandes historias están en las personas comunes”, esa es la idea que ha querido transmitir el autor en su novela Lastima no ser un héroe; lo bueno es que el lector se sienta identificado con los personajes, razón por la que le gusta a Pedro escribir novelas realistas, a pesar de preferir las de aventuras, ya que uno al fin y al cabo termina escribiendo sobre aquello que conoce.

Esta novela surge de su experiencia en una residencia escolar de Molina de Aragón, donde trabajó como profesor de estudio; las conversaciones con los chavales le sirvieron para crear  esta historia formada por pedazos de otras, y a través de la que se trata el tema del acoso escolar en una edad de incertidumbre y cambios. La dureza del libro surge del hecho de que se basa en hechos reales.

 Empieza con la cita de Mahatma Gandhi: Lo más atroz de los malos actos de la gente mala, es el silencio de la gente buena. Eso es lo que le pasa a los que cuando presencian los ataques contra Adrián, el protagonista, miran para otro lado. Afortunadamente no todo el mundo es así, ya que somos mejores de lo que imaginamos, y ante las injusticias salen esos héroes anónimos, como “Luna Nueva”, que al final decide hacer lo correcto, aunque sea lo más difícil, o Paco, con el que la mayoría nos podemos identificar, pues la mayoría de la gente actuaríamos como él.

Este estudiante de ciencias puras, que cuando comprendió el error de su decisión, eligió la carrera de Magisterio, su verdadera vocación, cuida mucho el argumento, que siempre es lo primero que escribe, los personajes, que crea a partir de la gente que lo rodea: compañeros, amigos y alumnos, el lenguaje, con esas hermosas citas que va dejando caer en momentos clave: “Una persona está hecha de muchas más cosas de las que refleja un espejo” o “sólo tú puedes elegir el lugar que ocupas en tu vida.”

Ningún detalle es casual: la relación de anonimato entre Adrián y “Luna Nueva” en el chat, que posibilita que comparta su realidad angustiosa con libertad; la elección de la música como principal afición del protagonista, que le sirve de evasión y pone la banda sonora a la novela, marcando los momentos clave, como “Lucha de gigantes” de Nacho Vega, que ilustra muy bien el drama de Adrián; la simbología de las lentillas verdes que usa y decide quitarse para mostrarse tal como es; la evolución de todos los personajes a lo largo de la historia; el uso de distintas perspectivas para darle mayor interés a la novela. En definitiva, un entramado que Pedro construye muy bien y que resuelve en el final, que deja abierto, aunque sugiriendo las direcciones en las que caminarán todos ellos en un futuro, y que tan bien se resume en las últimas líneas: “Aunque el mundo no sea un paraíso, es mundo: el lugar sobre el que uno despliega sus sueños y funda sus paraísos.”

Y como “no hay mejor recompensa que lo que conlleva esfuerzo”, las horas que le dedicó a escribir Lástima no ser un héroe, han dado lugar a estos dos encuentros en los que los alumnos se han implicado y han permitido a Pedro comprobar, por primera vez, la acogida que ha tenido esta última novela entre el público adolescente.

Le auguramos una larga y prolífica carrera como escritor, y esperamos nuevas visitas para seguir compartiendo ese amor por la Literatura, que es lo que nos une.

No hay comentarios:

Publicar un comentario