viernes, 23 de diciembre de 2011

PEPE EL ROMANO


PEPE EL ROMANO
ERNESTO CABALLERO

En esta obra de Ernesto Caballero podemos ver la historia de “La casa de Bernarda Alba” desde la otra perspectiva, la de los hombres de fuera.  Y en ella se tratan prácticamente los mismos temas que en la obra de Lorca: la libertad frente al autoritarismo, la búsqueda del amor como remedio a la soledad, los sentimientos de odio y envidia, la honra y las falsas apariencias, así como la marginación de la mujer y las injusticias sociales, aunque todos ellos filtrados por el punto de vista masculino.

Todos los personajes de la obra son hombres: desde el propio Pepe hasta Federico García Lorca, pasando por el hijo de Poncia  o el viudo de Darajalí. También aparecen en esta historia personajes secundarios como el mendigo, el vendedor de encajes y los segadores, y como personajes invisibles aparecen las mujeres del interior de la casa de Bernarda Alba.

Respecto al espacio, la obra se desarrolla en el mundo exterior en el que están los protagonistas. La historia abarca varios meses, pero al igual que en “La casa de Bernarda Alba”, el primer acto se desarrolla por la mañana, el segundo por la tarde y el tercero por la noche. La obra está dividida en tres actos siguiendo la estructura planteamiento-nudo-desenlace, y en cada acto aparecen situaciones de calma y conflictos; sin embargo, el estallido de violencia final de cada acto en la obra de Lorca en este caso se muestra sólo en el segundo y en el tercero, con la muerte de Pepe el Romano y la posterior noticia de la muerte de Adela.

Como en “La casa de Bernarda Alba”, predomina el lenguaje poético (representado principalmente por Federico García) y el coloquial, con frases cultas alternadas con refranes, frases hechas, insultos… También aparecen símbolos como: calor (dramas pasionales), caballo (deseo amoroso), perro (animalización), color verde (rebeldía y muerte), flores (amor), luna (muerte y erotismo) o el pozo (muerte).

Me ha gustado este libro porque permite conocer la historia de las Alba desde otro punto de vista, así no solo conocemos a Pepe desde dentro de la casa de Bernarda Alba sino desde fuera, y podemos saber qué es lo que ocurre realmente y no lo que nos dan a entender. Pienso que este libro completa a La casa de Bernarda Alba porque trata sus mismos temas. Para concluir, “Pepe el Romano” hace que podamos entender mejor la sociedad de aquella época conociendo las historias que se vivían en el exterior de la casa de Bernarda Alba.


Elena Ruiz (2º B Bachillerato)

No hay comentarios:

Publicar un comentario