miércoles, 13 de marzo de 2013

III SEMANA LITERARIA IES MEDITERRÁNEO - MARISOL ORTIZ DE ZÁRATE


ENCUENTRO CON MARISOL ORTIZ DE ZÁRATE

“Estoy irremediablemente infectada por el virus de la literatura, lo que más me gusta es escribir sobre las personas, y que mis historias sean creíbles”

Todo empezó en una biblioteca, en la que Marisol Ortiz de Zárate descubrió, además de libros, a unas personas que contaban cuentos, y que le contagiaron para siempre esa pasión de la que presumió durante todo el encuentro. Convertida en una Sherezade del siglo XXI, captó la atención de todos los alumnos, detuvo sus párpados y abrió sus bocas, y nos demostró a los profesores que merece la pena invitar a autores como ella sólo por ver las caras de interés de los jóvenes, porque en ellas estaba la verdadera naturaleza de la literatura oral, el gusto por contar y escuchar historias.

Esta vitoriana inquieta realizó múltiples confesiones, como el hecho de que le gusta viajar casi tanto como escribir, y así logró encontrar la fórmula mágica que combinara ambas aficiones: se propuso escribir relatos sobre los lugares que visitaba, y así podría viajar al mismo tiempo que se documentaba de forma fidedigna para su novelas. Cantan los gallos fue el producto de varios viajes por la geografía española, además de la lectura de doscientos libros acerca del nuestro siglo XVI, y eso provocó la curiosidad de los jóvenes, cuyas dudas resolvió aprovechando también el encuentro para lanzarles anzuelos y preguntas sobre los avatares de la propia novela y sobre cómo ellos la habían percibido.

“Una novela, como un buen cuento, tiene que atraer irresistiblemente al lector”, estas palabras de Ortega y Gasset las hizo suyas Marisol a la hora de construir la trama de su novela, una obra en la que habla de la huida de varios jóvenes que buscan un horizonte nuevo, y que ella escribió en un momento bastante difícil de su vida, que tal vez la redacción de esta historia le ayudara a superar; pero también una obra que le ha deparado alguna anécdota curiosa, como la de una jovencísima lectora que se enamoró sin remisión del protagonista masculino y le afeó que se hubiera ido con otra en vez de con ella.

Pero con cada respuesta, con cada confesión, ella abría el “saco de cuentos” y los iba regalando a un auditorio ya entregado del todo, nos contó historias mágicas de Irlanda y Escocia, como La calzada de los gigantes, cuentos legendarios como El criado del rico mercader, y su viaje a Ispahan huyendo de la muerte, incluso cuentos de Borges, y hasta nos leyó un relato propio, Isla Chiquita, en homenaje a un viaje a Cuba. Hasta las alumnas del Ciclo de Educación Infantil asistieron a esta clase magistral de cómo contar cuentos, sumándose a un ambiente que se llenó de magia y en el que sólo faltaba un buen fuego alrededor del que sentarnos y escuchar a la princesa capaz de relatarnos las grandes historias universales.

Además, nos regaló una sorpresa final: el salto a la literatura para adultos, que se producirá próximamente con su novela Una historia perdida, con la que ha ganado nada menos que el último Premio Felipe Trigo de Novela. Un motivo más para felicitarnos por haber contado con su presencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario